Arozamena, a coronarse como mejor sub23 en la Copa de España

Con la disputa el próximo domingo del XX Gran Premio Macario, en Alcalá de Henares (Madrid) finalizará la Copa de España. Una competición en la que el élite Antonio Jesús Soto (Lizarte) y el sub23 Jesús Arozamena (Aldro Team) parten con las máximas opciones de llevarse el triunfo final.

Arozamena se encuentra estos días en su Valladolid natal, entrenando para esta última cita, a diferencia del resto de sus compañeros que se encuentran en la Vuelta a Bidasoa, algo que asume desde una doble perspectiva. “Por un lado me da envidia, porque veo a los corredores con los que he estado disputando la Copa de España en las primeras posiciones. Pero, por otro lado, es una decisión lógica, reservarme para el Macario, porque no debíamos correr riesgos con lo que nos jugamos”.

El vallisoletano es consciente de que, separado de Soto por 46 puntos, la general absoluta “está bastante lejos. Hay que ser realistas y pensar que salvo que Soto tenga un percance, que es algo que no deseo, o se de una carrera muy loca, las opciones de desbancarle son mínimas. Pero no hay que darse por vencidos. En las carreras más duras, que en teoría me beneficiaban a mí, es cuando me ha distanciado en las llegadas, mientras que en otras con menos dureza, como Guadiana, es cuando le he aventajado”.

Más puntos que los que le lleva el murciano son los que le saca al siguiente sub23, Juanpe López (Polartec-Kometa), en concreto 57 puntos, con Xavi Cañellas (Seguros-RGA), a 81 y Savva Novikov (Lokosphinx), a 104. “Es la misma situación, pero al contrario. Puedo tener un percance y perderlo todo. Hasta que no termine la Copa no se puede cantar victoria, por mucho que la situación sea favorable”.

La última batalla para Aldro Team es la clasificación por equipos, en la que la ventaja de Lizarte es ya irrecuperable, “pero los trece puntos que nos separan de Caja Rural son accesibles, tal y como ha ido la Copa de España”.

Arozamena no ha corrido en sus tres años como sub23 la prueba madrileña.  “Dicen que es una carrera que se decide al sprint, pero es un continuo sube y baja y si hace aire, puede ser una carrera un poco loca”. En cualquier caso, parecida a los perfiles castellano-leoneses en los que suele entrenar.

En todo caso, el Gran Premio Macario repetirá el mismo recorrido de los últimos años, sobre 155 kilómetros con salida en las instalaciones de Macario Llorente (9:30), en el Polígono La Garena, y llegada en la Plaza de Cervantes, en pleno centro de Alcalá de Henares (13:30). Por el camino deberán afrontar las ascensiones puntuables de Torres (tercera, km. 14,3), Loranca (segunda, km. 61,5), Pezuela (tercera, km. 74,8) y dos nuevos pasos por Torres (kms. tercera, 95,8 y 123,3).

Y si no sucede ningún percance en las dos últimas etapas de la Vuelta al Bidasoa, tres de los corredores que están disputando la ronda guipuzcoana –Raúl González, Cristian Mota y Vitor Zucco– junto a Pelayo Monasterio, Iñigo Rodríguez y Freek Van Rossen acompañarán a Arozamena en esta última cita, dirigidos por David Etxebarria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »